sábado, 25 de marzo de 2017

Garbanzos con verduras y pesto

Vuelvo a la carga con una receta de legumbre, plato de cuchara por antonomasia, debido a sus maravillosas propiedades nutritivas.
Los garbanzos tienen gran cantidad de proteínas, fibra, vitaminas entre ellas ácido fólico  y minerales como fósforo, magnesio, potasio, calcio, hierro y zinc.
Además en está ocasión presento la receta al Concurso de recetas para blogs de cocina organizado por WMF España y Claudia&Julia.www.claudiaandjulia.com/concursoWMF2017

Es la primera vez, desde que comencé en esta aventura del blog de cocina que me presento a un concurso, pero es que no me he podido resistir.
Hace más de 25 años que uso estas ollas. Cuando me casé una tía de mi marido nos regalo una y la use durante 20 años, hasta que cambie la cocina por una de inducción y tuve que comprar olla nueva. 
No tuve ninguna duda al respecto y me compre otra WMF de nuevo. Son mi mejor aliado en la cocina diaria, ya que puedes preparar cualquier plato en el mínimo tiempo y sin manchar demasiado. Un lujo.
Parece que me hayan pagado para hablar bien de ellas pero no es así, simplemente son las ollas que acompañan mi vida. 
Así, que cuando vi el concurso en el blog de Claudia& Julia  www.claudiaandjulia.com y en WMF https://www.facebook.com/WMFspain no me pude resistir y aquí estoy metida en este lio.
Preparación: 15 minutos más 30 de cocción
Ingredientes: para tres personas
250 gr de garbanzos
1 cebolleta
1 puerro
1 zanahoria
1 tomate pequeño
1 cucharada de arroz
sal 
aceite de oliva virgen
1/2 cucharadita de las de café de pimentón de la Vera
Para el pesto:
20 hojas aproximadamente de albahaca
2 ramitas de perejil
15 piñones
1 ajo pequeño
50 gr de queso parmesano
30 o 40 ml de aceite de oliva virgen extra
20 o 30 ml de agua caliente
  • Lo primero de todo es poner los garbanzos a remojar la noche anterior. Si no en vez de garbanzos comeremos perdigones. Mientras dormimos, el agua hará su trabajo y rehidratará la legumbre.
  • Ponemos 3 cucharadas de aceite de oliva virgen en la olla.
  • Picamos en cuadradillos pequeños la cebolleta y el puerro una vez que este bien limpio. Por cierto la parte verde de la cebolleta también se cocina, no la tiréis.
  • Rallamos la zanahoria y reservamos, pelamos y troceamos también el tomate.

  • Cuando el aceite de la olla esté caliente rehogamos primero el puerro y la cebolleta.
  • Pasados 3 o 4 minutos añadimos la zanahoria y tras darle unas vueltas pondremos también el tomate.
  • Una vez pochadas estas verduras echamos la cucharadita de pimentón y le ponemos agua hasta cubrirlo.

  • Cuando empiece a hervir le añadiremos los garbanzos bien escurridos y lavados, el arroz y la sal y tapamos la olla hasta que coja presión.
  • Una vez que suban las tres rayas dejamos cocer a fuego suave durante 30 minutos.
  • Mientras se cocinan los garbanzos preparamos el pesto. Se puede hacer en el mortero pero para ahorrar tiempo lo he preparado en la picadora.
  • Primero picamos la albahaca con el perejil, el ajo y los piñones y luego le añadimos el queso rallado, el aceite y el agua caliente y reservamos. Si queréis ver más detalladamente como hacerlo os dejo el enlace a su receta. (Aquí)
  • Una vez hechos los garbanzos servimos con unas cucharadas de pesto. Si lo queréis en modo elegante se pueden freír unas rebanadas de pan, cubrirlas con una cucharada de pesto y colocarlas sobre los garbanzos. El resultado .... ahí lo tenéis .... buenísimo.
  • Para los que no lo quieran con pesto, he preparado otra versión con unas láminas de champiñón a la plancha con un poco de ajo y perejil. Así que no haya excusa para comer sano.
Las dos opciones son estupendas, pero como soy una enamorada del pesto me quedo con la primera.
Bueno provecho.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena Carmen. Deliciosa receta y sobre todo sana y original. Seguro que ganas.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias. Pero lo más importante es compartir con vosotros recetas ricas y que nos solucionen a todos el día a día.

    ResponderEliminar