miércoles, 15 de marzo de 2017

Fabada asturiana

No creo que haya mucha gente que no haya probado una buena fabada si ha pasado por tierras asturianas. Y es que este plato es uno de los más tradicionales y conocidos dentro y fuera de esa estupenda tierra.
Las alubias con las que se prepara este plato son las famosas fabes asturianas, y no seré yo quién se niegue a preparar este plato con otras alubias blancas, pero con las fabes es más auténtico y sabroso.
La fabes tienen un tamaño mayor que la alubia blanca y una vez que las rehidratamos se convierten en una alubia de tamaño generoso que cuando la comemos es cremosa y compensa estupendamente a sus compañeros de plato, que suelen ser cañeros, chorizo, morcilla, tocino de papada, jamón o alguna otra pieza de cerdo, a eso se le llama compango. Vamos justo lo que el médico nos recomiendo eliminar si tenemos colesterol.
Pero por suerte como ese no es el caso, a mi me gusta con todo su compango y como conviene tomar algún cereal para complementar el plato a nivel nutricional, pues un buen trozo de pan para untar todo lo que se resista. Puestos a tirar la casa por la ventana acompañar el plato o los platos de fabada con una buena copa de vino y se te queda el cuerpo como un señor.

Preparación:  50 minutos o 2 horas según lo preparemos en olla exprés o en cazuela , mas el tiempo de remojo.
Ingredientes para 3 personas:
250 - 300 gr de fabes
1 chorizo asturiano
1 morcilla asturiana
1 cebolla pequeña entera
1 trozo de papada curada o un trozo de jamón
sal al gusto
  • Lo primero de todo poner a remojar las alubias con agua fría. Esto se debe hacer el día antes de cocinarlas, para que queden bien hidratadas. Fijaros como han quedado después .
  • Al día siguiente las escurrimos bien y si tenemos tiempo las podemos hacer en cazuela para que se cocinen poco a poco, pero con las prisas de hoy en día esto no es siempre posible, así que a pesar de lo que digan los más puristas, yo las preparo en la olla exprés y os aseguro que salen genial.
  • Una vez escurridas las colocamos en la olla junto con el chorizo, la morcilla y la tocineta o el jamón, (en esta ocasión yo le puse jamón). Además colocamos la cebolla pelada y entera en el centro de la olla.

  • Cubrimos escasamente con agua y ponemos a hervir con la olla destapada.
  • Cuando empiece a hervir le damos "el 1º susto" que consiste en añadir un chorro de agua fría para cortar la cocción.
  • Cuando empiece de nuevo a hervir le damos el 2º susto, el agua solo tiene que cubrir un centímetro por encima de las alubias y ya podemos ponerle un poco de sal (el resto lo corregiremos luego ya que el compango siempre aporta parte de sal) y cerramos la olla y una vez que suba la presión la dejamos cocer durante 35 minutos.
  • Truco: Si queremos que nos quede una fabada como hecha al estilo tradicional debemos dejar reposar la olla hasta el día siguiente para que coja la consistencia adecuada. Si no tenemos esa posibilidad tendremos que abrir la olla y dejarla hervir unos minutos extra y aplastar alguna alubia para conseguir un caldo más cremoso y espesito.
  • A la hora de servir retiramos la cebolla y pondremos en el plato la ración de alubias acompañada de un trozo de cada uno de los acompañantes
  • Si sois de los que tenéis tiempo y os gusta el sistema tradicional tendréis que poner las alubias en la cazuela con la cebolla, las asustaremos igual que en el proceso rápido y después del segundo susto añadimos el compango. Las tendréis durante 2 o 2 1/2 horas cociendo, teniendo cuidado de que no se queden sin agua y sin revolverlas para no romperlas y si tenéis que hacerlo que sea con cuidado y con una cuchara de palo.

¡¡¡¡¡Vaya platazo de lujo.!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario