miércoles, 14 de diciembre de 2016

Tabla de aperitivos

¿Qué hay mejor que el picoteo? Bueno si, muchas cosas son estupendas y deliciosas, lo sé, pero quiero decir ¿quién se resiste a una buena variedad de alimentos preparados para picar? Es tan fácil de comer!!!! Solo elegir cada 10 segundos que es lo próximo que te apetece. En fin, una locura, y si además esta puesto de manera atractivo, ya si que se convierte en un buen festín.
Es una idea genial para un día de fiesta, para alguna celebración o simplemente para disfrutar con los amigos mientras charlas y saboreas la compañía a la vez que la comida.
Ahora que vienen las navidades igual os resulta atractiva esta opción para una cena informal y podéis disfrutar como niños preparando esta fantástica tabla y mucho más cuando os la comáis en buena compañía. A mi al menos me encanta ver como mis invitados disfrutan  con la vista y con el paladar. 
Los ingredientes están a la vista, pero vamos a darles un repaso para que no haya dudas.
Todos ellos se pueden cambiar por supuesto, en función de los gustos personales tanto del que lo prepara como de los invitados que se tengan. 
Pero lo bueno de estas tablas de aperitivos es que tienen que tener un poco de todo, salado con los quesos diferentes y embutidos, dulce con las frutas y sabor neutro del pan en sus diferentes formas para combinar y ayudar de paso a la digestión de todo ello.
Vamos poco a poco:
Los quesos son una parte importante, es interesante que estén presentes en sus diferentes texturas y sabores, por ese motivo yo he elegido uno tipo brie, muy cremoso y sabroso, pero ligero de perfume, uno azul en este caso danés, un poco picante pero no tanto como el roquefort, un queso manchego semicurado, y por último otro cremoso pero consistente como un cheddar, emental o gruyere,
para combinar con los quesos que mejor que unas uvas, ya sabéis que las uvas con queso saben a beso. Además de las uvas como fruta, unos higos van fenomenal, pero como no siempre se pueden encontrar, se pueden sustituir por una buena manzana cortada en láminas.
De embutidos el jamón es imprescindible, porque ¿a quién no le gusta el jamón? suele ser lo primero que desaparece. Para mi otro imprescindible es el fuet, con su sabor suave pero delicioso y por último algo de chorizo, si no sois aficionados al chorizo se puede poner salchichón o salami.
Para acompañar todo esto nada más rico que unas buenas regañas, que se comen sin querer y son el acompañamiento perfecto para el jamón y el queso, unos grisines de pan también harán las delicias de todos y si queréis poner un punto salado interesante unas tortitas de maíz que venden aliñadas al estilo mediterráneo quedarán estupendas. 
Tampoco nos podemos olvidar de poner algunos frutos secos, que acompañan muy bien a los quesos y las frutas. Yo tenía disponibles unas buenas nueces y almendras, pero unos pistachos o anacardos le irían de cine también.

Y para finalizar algunos encurtidos serán el broche de oro. Unos pepinillos y cebolletas en vinagre y unas aceitunas redondearán esta preciosa tabla.
Variantes puede haber tantas como personas, se le pueden añadir un poco de paté o una crema jugosa de queso fresco, unos mejillones en escabeche, una buena sobrasada, una cazuelita con guacamole.... en fin lo que se os ocurra, pero siempre todo colocado de manera que se convierta en irresistible y casi diría que en una obra de arte efímero. 
Espero que os guste la idea tanto como nos ha gustado a nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario