viernes, 2 de diciembre de 2016

Galletas de mantequilla

Las galletas de mantequilla, son una de esas pequeñas cosas, que se pueden saborear a cualquier hora. Lo mismo nos vienen bien para desayunar, para el café de media mañana o para merendar y tampoco le decimos que no, si podemos tomarla como postre tras la comida.
Normalmente las compramos en pequeños paquetes, en pastelerías y supermercados, pero nada mejor que hacerlas en casa.
El único secreto es que la mantequilla que usemos sea de buena calidad, ya que es la que marca la diferencia en el sabor de esta pequeña golosina.
Además como no lleva huevo es apta para los alérgicos a este alimento, aunque no puedo decir lo mismo para los celiacos.
Ingredientes:
350 gr de harina
250 gr de mantequilla
150 gr de azúcar
Para la cobertura de chocolate si es que la ponemos
50 gr de chocolate especial cobertura
3 cucharadas de leche
  • El proceso es sencillo, dejamos la mantequilla fuera del frigorífico, al menos 3 horas para que coja una textura de pomada.
  • Mezclamos la mantequilla con el azúcar. Si deseamos aromatizar las galletas con algún sabor especial es el momento de echarlo, por ejemplo vainilla, un poco de jengibre, ralladura de limón... lo que más os apetezca.
  • Añadimos la harina, revolvemos y al final mezclamos con las manos hasta que consigamos una masa compacta.

  • Envolvemos la masa en papel film y la refrigeramos al menos durante una hora para que coja la dureza suficiente para poder manipularla.

  • Pasado este tiempo tomamos la mitad de la masa y la estiramos con un rodillo entre dos papeles de horno hasta que tenga un grosor de medio centímetro y cortamos con un cortapastas si queremos darles formas, o con un vaso pequeño o taza y las hacemos redondas. Si veis que os resulta difícil manipular la masa porque está todavía un poco blanda, volved a refrigerar un poco más.
  • Por supuesto, con la masa que va quedando de los recortes volvemos a hacer una bola y a estirar para volver a cortar, hasta que acabemos con todo el bloque.
  • Las vamos colocando sobre una bandeja forrada con papel de horno y las volvemos a enfriar durante unos 15 minutos antes de hornearlas.
(no os asustéis si os quedan un poco feuchillas como estas mías, luego con el calor del horno, hermosean)
  • No hay que ponerlas muy juntas, ya que a pesar de no tener nada de levadura, crecen un poco en el horno y se pueden pegar.
  • Calentamos mientras el horno a 180º y cuando esté listo vamos metiendo las galletas. Estarán listas en unos 15 minutos, pero hay que estar atentos, en cuanto empiecen a dorarse por los bordes hay que sacarlas. Si no se nos tostarán en exceso.
  • Las dejamos enfriar sobre el mismo papel de horno. Al sacarlas aún están blandas pero en un par de minutos cogen su textura crujiente.
  • Se conservan muy bien unos días si están bien tapadas.
  • Se las puede dar un poco más de toque bañándolas, una vez hechas, con chocolate fundido o bien espolvoreándolas con un poco de azúcar antes de meterlas al horno.
  • Si las queréis con chocolate poned el chocolate de cobertura troceado con las 3 cucharadas de leche en una taza y al microondas 30 segundos. Revolver bien y si hiciese falta lo volvemos a poner otros 10 segundos más. Pero ojo!! no os paséis con el tiempo que el chocolate en seguida se pasa.

  • Ahora simplemente ir untando una parte de las galletas ya frías y colocándolas sobre el papel de horno hasta que el chocolate este solido de nuevo.

Sinceramente no se cual de las dos versiones me gusta más, así que creo que me voy a comer las dos. Jaja


No hay comentarios:

Publicar un comentario