miércoles, 11 de mayo de 2016

Ensalada tibia de patata y gulas

La ensalada es un gran invento. Resuelve una cena en un momento y además de ser sana y rica tiene la ventaja de que se le pueden añadir un montón de cosas.
En esta ocasión le ha tocado el turno a las gulas, que con la patata cocida y el aliño de mostaza quedan estupendamente. Les he añadido endivias porque me habían quedado de otra ensalada con queso y nueces, pero perfectamente puede ponerse lechuga o rúcula o cualquier mezcla de brotes que tengamos en el frigorífico.
Como en otras recetas de este plato se pueden hacer tantas versiones como se quiera, en función de lo que tengamos en ese momento disponible.

Ingredientes para 4 personas
4 patatas medianas
250 gr de tomates cherrys
3 o 4 endivias
1 paquete de gulas
2 huevos cocidos
2 ajos
aceite de oliva virgen
sal
vinagre
1 cta de mostaza
1 cta de miel suave o agave
perejil picado

  • Cocemos las patatas en agua con sal.
  • Cuando estén cocidas las dejamos enfriar y las pelamos. 
  • Se cortan en rodajas y las disponemos en los platos dejando un hueco en el centro del plato.
  • Pelamos los huevos cocidos y los cortamos en cuartos, y colocamos  en los platos.
  • En el centro del plato echamos la endivia cortada.
  • Cortamos los cherrys a la mitad y distribuimos por encima de la patata.
  • En un bote o en una taza mezclamos la mostaza, la sal, un par de cucharadas de vinagre, la cucharadita de agave o miel suave, un poco de perejil picado y 6 cucharadas de aceite y batimos para que se forme una crema con la que aliñamos la ensalada. Recordad que la proporción de aceite y vinagre es de 3 a 1.
  • En una sartén ponemos dos cucharadas de aceite de oliva virgen y doramos los ajos cortados en laminas. Cuando estén dorados añadimos las gulas y las salteamos durante un minuto. Lo justo para que se calienten un poco.
  • Repartimos las gulas en los platos, poniéndolas sobre la endivia y servimos. Ya está listo para disfrutar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario