miércoles, 25 de mayo de 2016

Crema de calabacín




Esta es una de las primeras recetas que preparé para el blog y no sé porque no la he puesto todavía, así que antes de que se vaya la temporada buena de puerros ahí va.

Hace años vino a trabajar a mi oficina, durante un tiempo, una chica de Madrid, (un encanto de mujer) y al hacer esta receta me he acordado de un comentario suyo.
Decía que no entendía porque aquí se compraban tantos puerros. Siempre veía a las mujeres con puerros en las bolsas de la compra, y no llegaba a comprender para que se podían usar tantos, y tan a menudo.

En aquél momento no me paré a pensarlo demasiado, pero la verdad es que, yo por ejemplo, no sé estar sin puerros en casa, ya que los uso para muchos platos, que ya iréis viendo.
Uno de esos platos que se repite mucho en mi casa es esta crema de calabacín porque es realmente fácil de hacer y muy resultona, y se puede tomar en invierno caliente o en verano fresquita.
Es una maravilla para el cuerpo ya que aporta mucha fibra, ácido fólico, vitamina C, calcio y potasio, que nos lo proporcionan los puerros, y  vitamina B3 y provitamina A del calabacín. Y además esta deliciosa ¿qué más se le puede pedir?
Ingredientes:
Un manojo de puerro,
1 patata si es hermosa o 2 pequeñas
2 calabacines
4 cucharadas de aceite de oliva virgen
sal 
  • Limpiamos bien los puerros para que no tengan nada de tierra y los troceamos, pelamos las patatas y también las troceamos y hacemos lo mismo con los calabacines (también se pueden lavar y utilizar con piel, si os gusta con más color).


  • En una olla ponemos el aceite de oliva, y cuando esté caliente le añadimos el puerro troceado. Le damos unas vueltas y antes de que llegue a coger color añadimos la patata y el calabacín. Volvemos a dar unas vueltas y solo queda añadir agua (hasta cubrir) y la sal. Tapar la olla y dejamos unos 10 minutos desde que coja presión. 


  • Cuando se pueda abrir la olla, se hace el puré con una batidora eléctrica y listo para tomar. No hay que dejar este paso para el día siguiente, porque la patata se queda dura y al batir deja unos grumos que no son agradables al paladar.
 
Nota: se le puede añadir justo a la hora de comer un poco de queso rallado, picatostes, jamón tostadito y troceado, etc… Los más valientes le añaden un poco de tabasco…  y así le podéis dar al plato un nombre sofisticado como : Crema de cucurbita pepo al aroma de aove, con crujiente de ibérico ¿A que suena a restaurante de alto postín? Pues hala, a quedaros con el personal jajaja

Otra nota: la proporción de ingredientes no es standard, si tenéis más puerros, estupendo si tiene más calabacín, también, es una receta de lo mas adaptable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario