miércoles, 5 de abril de 2017

Tortilla de calabacin

Si queréis hacer una cena super rápida, mega sana y ultra sabrosa, esta es vuestra receta. Igual estáis pensando que soy una exagerada, y en muchas ocasiones, así es, pero os prometo que en esta ocasión, incluso me quedo corta.

Esta tortilla está de lujo total, no se tarda ni la mitad de tiempo que en hacer una tortilla de patata y además el calabacín tiene muy pocas calorías y un montón de vitaminas y minerales.
(Seguro que ahora si que os he convencido, ¿a qué si?)
Bueno pues vamos a la cocina.
Preparación : 15 minutos aproximadamente
Ingredientes para cuatro personas
3 calabacines pequeños
1 cebolleta fresca
6 huevos pequeños
sal
aceite de oliva virgen
(apetito para comerse hasta las migajas.
una buena ensalada para acompañar
un trozo de pan rico)

  • Si tenemos un poco de tiempo antes de hacerla troceamos el calabacín lo más pequeño que podamos y lo dejamos en un colador o escurridor con un poco de sal, para que pierda parte de su agua. Así tardaremos mucho menos tiempo en cocinarlo. Yo suelo rallarlo con el procesador de alimentos, se puede hacer también con una mandolina o un rallador grueso (esta es la mejor opción), pero si lo picáis a cuchillo y hacéis trozos pequeños también es válido.
  • Picamos la cebolla y la cocinamos a fuego fuerte con 3 cucharadas de aceite de oliva virgen.
  • Cuando tengamos la cebolla algo pochada, unos 5 minutos más o menos,  que parezca un poco tierna le añadimos el calabacín, que habremos presionado con una cuchara sobre el escurridor para que termine de perder el agua que le quede.
  • Salteamos durante unos 4 minutos, a fuego fuerte también, ya que no necesitamos que quede demasiado blando. Tiene que estar cocinado pero aún conservar un poco de tersura. (Tampoco os compliquéis, id probando y cuando os guste como está, pues listo)
  • Batimos mientras los huevos en un bol, y echamos la mezcla de cebolla y calabacín. Mezclamos bien.
  • En una sartén de confianza, de las que no se pegan, ponemos una pizca de aceite, calentamos  y volcamos todo el contenido de nuestro bol. 
  • Dejamos que se haga por ese lado la tortilla y cuando nos parezca que ya tiene buena consistencia le damos la vuelta para cocinarla por el otro lado. 
  • Es como hacer una tortilla de patata pero sin patata.
  • El punto de cuajado cada uno se lo pone a su gusto. A mi no me gusta el huevo crudo, así que la cuajo bastante. A pesar de ello queda una tortilla jugosa, ya que el calabacín y la cebolla son fantásticos para conseguir este efecto. Pero si os gusta un poco menos hecha, yo no pienso decir nada.
  • Por supuesto esta tortilla se puede aromatizar al gusto, le va muy bien la pimienta, la cúrcuma, o el comino, incluso alguna guindilla....Id probando que es la mejor manera de descubrir los sabores favoritos, aunque así tal cual esta espectacular.
 Ah! no os olvidéis de poner una buena ensalada para rematar este plato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario