sábado, 15 de abril de 2017

Pulpo a la gallega

Así es como he comido el pulpo desde que tengo recuerdos. Son muchas las maneras de cocinar y comer el pulpo, pero para mi, esta es la más auténtica. Será cosa de la infancia quizás.
Normalmente se suele comer este plato fuera de casa porque parece un plato complicado de cocinar. Y aunque tiene sus trucos es muy sencillo. No estará tan rico como en Galicia, pero ya que nos pilla un poco lejos, al menos nos la traemos por un rato a casa.
Preparación total 1 hora
Ingredientes
1 pulpo
5 o 6 patatas buenas
sal marina
pimentón de la Vera
aceite de oliva virgen extra
  • Para que el pulpo no este demasiado duro es recomendable congelarlo, porque lo de andar por las rocas golpeándolo no me va mucho.
  • Una vez descongelado, ponemos a calentar una cazuela grande (acorde con el tamaño del pulpo) con agua, hasta que hierva.
  • Ponemos en el agua un par de cucharadas de sal marina
  • Sumergimos el pulpo agarrándolo por la cabeza en el agua. Lo sacamos y lo volvemos a sumergir, así tres veces, que es como dice la tradición. 
  • Veréis como se le rizan las patas. Mirad que mono queda.
  • Una vez hecho esto le metemos en el agua hirviendo y lo dejamos cocer alrededor de 20 o 25 minutos.
  • Para saber si está listo, se le puede pinchar con un palillo y si no ofrece demasiada resistencia, es que se ha hecho ya.
  • El punto de tersura del pulpo es lo más difícil de conseguir. Porque si queda demasiado blando no es agradable y si está poco cocido costará masticarlo. Pero en cuanto hagamos unos cuantos nos salen bordados.
  • Ahora le toca el turno a las patatas una vez bien lavadas las metemos en el agua del pulpo para que cojan todo su sabor y las cocemos hasta que estén listas. El tiempo dependerá del tamaño. Una patatas medianas tardarán alrededor de 20 minutos. Se puede poner a cocer todo junto si tenemos una cazuela lo bastante grande.
  • Una vez cocidas se cortan en rodajas de unos 2 cm de grosor  (cachelos) y se colocan como base del plato (si es de madera mejor) se espolvorean con pimentón, ponemos el pulpo troceado encima y también se espolvorea con pimentón, sal gruesa y un buen chorro de aceite de oliva virgen.
  • Es mejor comerlo tibio que es como más rico sabe.
Un plato irresistible. ¿No os parece?
Nota: para acortar el tiempo de cocción de las patatas se pueden cocer una vez peladas y cortadas. Si lo hacéis así procurad que no hiervan con demasiada fuerza para que no se rompan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario