sábado, 11 de febrero de 2017

Risotto de berenjena y queso de oveja

Vuelvo con un plato de arroz, que me gusta un montón. En esta ocasión al estilo italiano, un risotto, que es un arroz algo caldoso y meloso ya que la manera de cocinarlo hace que suelte el almidón y deje este plato muy cremoso.
El risotto más habitual en casa es el de setas, que ya lo tenéis en el blog, pero hoy os traigo uno de berenjena y queso de oveja que está buenísimo, y es que la berenjena me encanta.
A algunas personas la berenjena les resulta un poco indigesta o fuerte de sabor, pero para evitarlo solo hay que tener en cuenta el truco que os cuento en el paso a paso.
Ahora a disfrutar con un plato de arroz y una ensalada al mas puro estilo italiano.
Preparación: en total unos 45 minutos más una hora para sudar la berenjena.
Ingredientes para 4 personas:
1 berenjena hermosota
1 cebolleta fresca grande
4 tazas de las de café de arroz bomba o especial para risotto
1 1/2 litro de caldo de verduras ( o agua con una pastilla de caldo de verduras)
50 gr de queso de oveja curado
unas lascas de gruyer o parmesano para rematar el plato
5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
50 ml de vino blanco o jerez seco
1 nuez de mantequilla
sal
  • Lo primero de todo y muy importante es cortar la berenjena en cuadrados y colocarla en un colador sobre un bol. Echarle sal y dejarla así al menos durante una hora para que suelte el amargor. Truco1.
 
  • Pasado este tiempo pasamos la berenjena por agua fría y la dejamos que escurra mientras cortamos la cebolla.
  • Vamos calentando el caldo para tenerlo listo en cuanto nos haga falta, que si nos descuidamos luego nos pilla el toro. Y dejadlo en el fuego suave para ir añadiendo siempre caliente.
  • Ponemos la cazuela en el fuego y pochamos la cebolla con el aceite. Cuando este lista añadimos la berenjena y le dejamos durante unos minutos para que se cocine un poco.
  • Estad atentos en este paso porque la berenjena es como una esponja y dejará la cazuela sin una gotita de aceite y puede pegarse. Así que no dejéis de vigilarla y de darle vueltas.
  • Le toca el turno al arroz le damos unas vueltas y ponemos el vino o el jerez dejando evaporar el alcohol y salamos.
  • Ahora iremos añadiendo el caldo poco a poco, con el fuego a medio gas para que no hierva en exceso y dando vueltas para que el arroz suelte su almidón. Truco 2
  • Cuando veamos que se va quedando más espeso le añadimos más caldo, y seguimos dando vueltas de vez en cuando, así hasta que este cocido.
  • Ojo no lo paséis tanto que quede blandurrio, tiene que quedar un poco terso por el centro. El tiempo de cocción anda rondando los 20 minutos, pero la mejor manera de saber es ir probándolo.
  • Cuando esté en este punto, tenemos que mantecarlo, truco 3, que consiste en poner la mantequilla disolverla con el propio calor del arroz y por último añadir el queso de oveja rallado.
  • Dejamos reposar durante un par de minutos y a la mesa coronado por las lascas de queso gruyer o parmesano.
 
Ojo, es el comensal el que espera al arroz, nunca al revés, así que si tienes invitados obligatorio que estén sentados ya en la mesa mientras el arroz reposa, nada de andar por ahí entretenidos y llegar tarde, porque te chafan el plato.
Nota: Si queréis rematar el día acompañad esta maravilla con una ensalada con sabor a Italia como esta que os propongo aquí.
Última aclaración: no se os ocurra hacer este plato con arroz vaporizado, ni arroz largo, ni tipo basmati, el desastre puede ser monumental. Si no tenéis un arroz adecuado dejad la receta para mejor ocasión y preparad cualquier otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario