viernes, 4 de noviembre de 2016

Hongos salteados (Boletus edulis)

Uno de los pequeños placeres de la vida, es ir a dar una vuelta por el monte y volver a casa con un puñado de hongos para el almuerzo.
Aunque he de reconocer que si me los como sin haber ido antes a pasear también me parecen una delicia, porque este regalo de la naturaleza es una de esas cosas que me hacen saltar las lágrimas cuando los saboreo.
Y lo mejor de todo es que apenas necesitan preparación, para degustarlos en todo su esplendor.
Los más nuevos son estupendos para hacer simplemente salteados, y los más viejos que ya están algo oscuros, perfectos para hacer croquetas o risotto, ya que al tener un sabor mucho más intenso realzan el aroma de estos dos platos.
Ojo a la receta, si es que se le puede llamar así, que no es más sencilla porque no nos los comemos crudos.
Y si la pongo es para que no se os vaya a ocurrir empezar a echarle cosas al plato que le cambien por completo su degustación. Bueno a no ser que lo que le pongáis sea un buen trozo de foie fresco a la plancha. Je Je

Ingredientes:
Boletus (los que hayas conseguido si hay suerte unos 500 gr)
3 o 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
sal al gusto
pan para acompañar
  • Limpiamos bien los hongos de la tierra que haya podido quedar adherida o pequeños restos de hojas con un cuchillo y un trozo de papel de cocina. Nunca lavándolos.
 (A que son una preciosidad)
  • Troceamos en dados de 1 cm aproximadamente.
  • Calentamos el aceite en una sartén amplia y cuando esté caliente añadimos los hongos.
  • Salteamos durante un par  minutos, salamos y dejamos que sigan haciéndose durante unos 6 o 7 minutos más hasta que estén hechos, tiernos pero consistentes. No hay que dejar que se cocinen en exceso.
  • Servir en un plato, comer calientes con un poco de pan reciente y si sois valientes, sin suspirar de placer. Hala!!!

  • Si los hongos son viejos, es decir se han recogido unos días más tarde, tendrán la parte de abajo del sombrero algo más verdosa y blanda.
  • En ese caso cortaremos por separado los sombreretes y los pies del hongo y se cocinan primero los pies, que son mas duros y tardan mas en hacerse, y cuando lleven unos  6 minutos añadimos los sombreretes cortados y dejamos otros 6 o 7 minutos, hasta que estén cocinados.
  • Se pueden comer también así tal cual, pero yo suelo aprovechar para congelarlos en varias raciones y luego utilizarlos para hacer unas buenas croquetas  o un arroz caldoso. 
Nota: Pensaréis que vaya receta más tonta, pero yo os la cuento por si acaso, que nunca se sabe lo que algunos son capaces de hacer con una delicatessen como esta. Y no estoy en contra de mezclarlos y aliñarlos con muchos alimentos, pero los primeros del año hay que saborearlos tal cual, así recién recogidos y a la sartén. 
Nota II; la receta de los croquetas con boletus la publico el próximo miércoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario