miércoles, 23 de noviembre de 2016

Alubia negra de León con costilla

Hace poco estuve visitando a la familia, y encontré por casualidad una pequeña tienda de productos ecológicos, especias (ya sabéis que me encantan), té etc.. tenían  entre otros muchos productos, estas pequeñas alubias leonesas de color negro, que me pedían a gritos que las cocinara.
Y ya que ellas eran de León que mejor manera de hacerlas que acompañadas de unas costillas adobadas también de esa tierra.
El resultado, un plato contundente de sabor auténtico y que está tan bueno que si pudiera me comería la olla completa. Simplemente sobrosísimo. 
Se puede preparar con otro tipo de alubias pero, os aconsejo que al menos sea alubia roja o pinta si es que no encontraís negra, ya que la textura de estos frijoles es más adecuada para el plato. En cuanto a la costilla, tiene que ser adobada aunque no sea de esa zona (las de León suelen ser un poco ahumadas), pero el adobo ,es lo que le va a dar sobrosura al plato.
Si os gustan las legumbres y los platos de cuchara como a mí, este pasará a ser uno de vuestros favoritos.
Ingredientes para 4 personas:
400 gr alubias
1 cebolleta fresca grande
3 cucharadas de aceite de oliva virgen 
8 trocitos de costilla adobada
sal
1 cucharadita de pimentón (si puede ser de la Vera mejor aún)
  • Tenemos que poner las alubias a remojar al menos durante 12 horas, como casi todas las legumbres. Mejor de un día para otro.

  • En una olla pondremos las alubias bien escurridas junto con las costillas,  1/2 cebolleta picada finamente y un poco de sal.

  • Cubrimos con agua justo hasta taparlas, no más que se ahogan las pobres y luego quedan como una sopa, y lo que buscamos es que estén cremosas.
  • Cerramos la olla y cuando suban las rayas de la válvula lo dejaremos cocinar durante 35 minutos.
  • En una sartén con las 3 cucharadas de aceite sofreiremos la otra mitad de la cebolleta, también bien picadita, y dejamos que se haga despacito.
  • Cuando este bien pasada le añadimos el pimentón y se lo agregamos a las alubias que ya estarán hechas. 

  • Damos unas vueltas a toda la legumbre y a la mesa.
 
Nota:  A mi me gusta hacer este plato de un día para otro. Al hacer la legumbre en la olla no queda igual de espesa que cuando se hace en cazuela y se deja hervir varias horas. Pero el efecto de espesar la salsa se consigue si se le deja reposar por la noche. Además me facilita la hora de la comida los días de trabajo, simplemente es llegar a casa y que cada uno se sirva y caliente el plato en función de sus horarios.
Otra opción es dejar hervir durante 5 minutos una vez hechas las alubias, y con la tapa de la olla quitada.
Si preferís hacerlo a la manera tradicional tendréis que cocinarlas alrededor de una hora y media, y comprobar su textura por si le hiciera falta algo más de tiempo y tener cuidado con el agua que va consumiendo , no se vayan a quedar secas o quemarse. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario