sábado, 8 de octubre de 2016

Alubia arrocera con puerro y gambas


Todas las alubias blancas no son iguales, unas son grandotas como las de la granja, otras grandes como la alubia típica de la fabada asturiana, exquisita, por cierto, otras son las que usamos todos habitualmente para cocinar en casa, las hay de muchos tipos y la que hoy he utilizado para esta receta, es la conocida como alubia arrocera. Es una alubia pequeñita pero muy sabrosa y cremosa.
Cuando estuve de vacaciones en un pequeño pueblo de León, las vi y tuve que comprarlas, sin saber muy bien que iba a hacer con ellas.
Y ahora que va pasando el calor del verano y necesitamos volver a tomar platos de cuchara bien cocinados y calientes las he rescatado del armario para darlas protagonismo.
Oí esta receta un día comprando el pescado y la tenía en la memoria de reserva para una buena ocasión. Pues ya ha llegado el momento.
El resultado podéis verlo, estupendo, probadlo porque es cómoda  de preparar y aunque tiene  una presentación sencilla es muy resultona.
Ingredientes para 4 personas:
400 gr de alubia arrocera
1 puerro o 2 si son pequeños
200 gr de gambas (con colas de langostino queda mucho mejor, pero yo no puedo comerlos . Buaahhh)
1 zanahoria
sal, aceite y pimentón (1 cucharadita bien llena)

  • Ponemos a remojo las alubias al menos durante 8 horas.
  • Las escurrimos y lavamos y las colocamos en una olla a presión junto con una zanahoria  y parte del puerro, (usamos la parte mas verde que no nos sirve para saltear, que aquí no se tira nada, eso si una vez que este bien lavado para que no contenga nada de tierra), sal y agua hasta cubrir .

  • Cuando la olla coja presión las mantenemos durante 12 minutos y dejamos reposar.
  • A la hora de comerlas ponemos en una sartén 3 cucharadas de aceite de oliva virgen, y cuando esté caliente echamos el puerro picado. Lo pochamos durante 5 minutos y luego añadimos el pimentón le damos una vuelta y les toca el turno a las colas de gambas. Las salteamos y cuando estén hechas, más o menos en un par de minutos volcamos todo el contenido en la olla, en la que habremos retirado el puerro y la zanahoria.
  •  Damos un pequeño hervor y a la mesa.
Nota: están muy ricas y no tienen colesterol así preparadas, pero he de confesar que a mi como más me gustan son con chorizo y morcilla, una perdición, que le vamos a hacer. Pero también debo decir que me gusta cambiar porque si no uno, al final ,se aburre siempre de lo mismo, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario