miércoles, 6 de julio de 2016

Pastel de pescado


Pasteles de pescados hay muchos, unos más rápidos, otros más elaborados, unos ligeros y cremosos para untar, otros  más densos, unos más sabrosos y otros más suaves, con pescado fresco, congelado o enlatado..... Pero todos tienen una cosa en común, a parte obviamente de que todos son de pescado, y es que están buenísimos.
Son una opción excelente para una cena informal, o como entrante en una comida, se deja preparado el día anterior lo que nos permite ocuparnos del resto de platos y sacarlo en el último momento.
Otro día os daré la versión ultra rápida de este pastel, pero hoy toca la opción más tradicional. Ya se que lleva un poco más de tiempo, pero de vez en cuando la ocasión lo merece.
Vamos al lío:
Ingredientes:
2 colas de pescadilla congeladas
3 filetes de cabracho
5 huevos
5 cucharadas de tomate frito
200 ml de leche
una vez cocido y limpio de espinas y piel el pescado pesaba 600 gr.
sal 
1 zanahoria
1 cebolla 
1 puerro
una pizca de mantequilla y pan rallado para espolvorear el molde.
  • En una cazuela donde nos entren las colas de pescadilla, ponemos a calentar agua con la zanahoria, la cebolla troceada y el puerro también troceado en dos o tres cachos y un poco de sal y dejamos cocer durante 15 minutos. 
  • Una vez pasado este tiempo, introducimos las dos colas de pescadilla y dejamos cocer durante unos minutos, hasta que al pinchar las notemos blandas. (Si las metemos congeladas tardarán un poco más, pero si no en unos 7 minutos estarán listas, depende de lo gruesas que sean).
  • Cuando estén cocidas las sacamos del agua y echamos los filetes de cabracho. Estos se cuecen en un par de minutos.
  • Cuando se haya enfriado un poco el pescado, lo limpiamos bien de piel y espinas y lo desmenuzamos. (Con las manos bien limpias, eh!!)

  • Calentamos el horno a 180º con una bandeja para asar con agua, donde quepa el molde donde vayamos a cocer el pastel.
  • Untamos el molde con mantequilla y espolvoreamos con pan rallado para que no se nos pegue. (Yo utilizo uno de plum cake porque luego resulta muy cómodo a la hora de cortarlo).
  • En un bol ponemos los huevos, el tomate y la leche y batimos bien con la batidora. Luego incorporamos el pescado y volvemos a batir, hasta conseguir una pasta espesa. 

  • Echamos toda esta mezcla en el molde y horneamos durante 40 minutos.

  • Pasado este tiempo pinchamos con un palillo y si sale limpio está listo.
  • Dejar enfriar, mejor de un día para otro y si no al menos que pase un par de horas en el frigorífico para que se asiente un poco.
  • Servir con mayonesa o tomate frito y unas tostadas o algún pan crujiente.

  • Nota: para no liarnos con las proporciones de esta receta, podéis poner más o menos una cucharada de tomate, 1 huevo, y 30 o 40 ml de leche por cada 100 gr de pescado ya cocido y limpio. Es un poco orientativo pero así es más fácil de adaptar.
  • Este tipo de pasteles se suele preparar con nata en lugar de leche, pero a mi me resultan muy pesados, y con leche quedan mucho más suaves de sabor y también mas ligeros de digerir.
  • Otra nota: Este pastel se puede congelar una vez cocinado, bien envuelto en papel film. Descongelar luego en el frigorífico, lentamente, y servir con salsa mahonesa. Queda estupendo, por lo que no tengáis miedo si sale un poco más de la cuenta, así lo tendréis preparado para otra ocasión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario