miércoles, 22 de junio de 2016

Mayonesa casera

No se si la foto es suficientemente sugerente, pero a mi desde luego, así, al natural, lo que me apetece es meter un trozo de pan directamente en este bol, y eso que no me declaro especialmente "mahonesera" si se lo enseño a mi chico seguro que no es capaz de resistirse.
La mayonesa o mahonesa casera es una salsa que siendo como es, tan fácil de hacer, tiene mala fama, y gran parte de la gente la compra preparada. Unos por miedo a que sea foco de gérmenes y otros por temor a que se les corte y acabe en el cubo de la basura.
Yo reconozco que siempre tengo algún bote comprado en casa, porque es muy cómodo, se conserva bien y está disponible para cualquier plato, pero os aseguro que jamás hago una ensaladilla rusa con otra mayonesa que no sea la casera. El sabor en un plato tan sencillo como es la ensaladilla, cambia por completo con esta salsa.
Para los que no se atreven porque no les sale nunca, tranquilos con esta receta os garantizo el éxito.
Para los que tienen miedo a los gérmenes un par de consejos:
Comprobar que la cáscara del huevo está entera, sin roturas y fisuras y sin restos de heces.
Se puede lavar bien la cáscara del huevo y secar con papel de cocina justo antes de usarlos. Lo recomiendan, aunque yo no soy partidaria de lavar los huevos.
Cascar el huevo fuera del recipiente donde se va a hacer la mayonesa, evitando así que caiga cualquier resto de cáscara en la mezcla.
No dejar la salsa a temperatura ambiente, y consumir en el menor tiempo posible. No se recomienda dejarla en el refrigerador durante días.
Echar limón o vinagre a la mayonesa ayuda a evitar la proliferación de gérmenes al producir un medio ácido.
Bueno y ahora al lío.
Ingredientes:
1 huevo
1 cucharada de vinagre
250 ml de aceite de oliva suave 0,4º
sal al gusto
  • Un truco importante para que la mayonesa no se corte, es tener todos los ingredientes a la misma temperatura, así que o bien tenemos el aceite en el frigo un rato o bien sacamos antes el huevo a temperatura ambiente.
  • Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y metemos el brazo de la batidora apoyándolo en el fondo del vaso.

  • Apretamos el botón de la marcha más rápida que tengamos y la dejamos ahí, bien quieta sin moverla, hasta que el huevo y el aceite se empiezan a convertir en mayonesa. 
  • Aún la dejamos un poco más ahí quieta, si estáis atentos notaréis que cambia el sonido de la batidora, ahora podéis empezar a subir y bajar un poco el brazo batidor hasta que la mezcla está completa.
  • Si parece que os queda un poco ligera, ahora se puede añadir más aceite y volver a batir. Cuanto más aceite más espesa quedará.
Nota:Si por un casual se os corta, no pasa nada. Traspasad la mitad de la mezcla cortada a otro recipiente y dejad en el vaso de la batidora la otra mitad junto con otro huevo,  y volved a batir, cuando haya cuajado añadís el resto de la mezcla cortada, quedará estupendamente bien, y tendréis algo mas de cantidad, perfecto para acompañar cualquier plato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario