sábado, 19 de marzo de 2016

Hojaldre con tomate, queso y pesto

Cocinar siempre lo mismo, es aburrido, sobre todo porque, con esa manía que tenemos de comer todos los días, y encima varias veces, pues al final acaba uno haciendo siempre las mismas comidas.
Por este motivo y porque son de naturaleza curiosa (culinariamente hablando), me gusta mucho ver recetas de cocina, en cualquiera de sus formatos, en blogs, revistas, libros, folletos de publicidad, cuentos, libretas de vecinos o amigos, la receta que da el tendero o la clienta cuando vas al mercado, todo me gusta y me sirve. El problema es que a veces, al cabo del tiempo si no he tomado nota, se me olvida de donde salió la receta, a veces incluso se me olvida algún ingrediente y tengo que improvisar, pero tiene también su parte de gracia.
Eso es lo que me paso con este hojaldre, lo leí en algún lado y me pareció fabulosa, pero me gustaría saber de donde la cogí , para poder poner aquí un agradecimiento. Lo siento pero mis neuronas se resisten a darme la información.
Es una receta muy fácil de preparar y como casi siempre tengo un paquete de hojaldre en el frigorífico, y un bote de pesto (me encanta), en cualquier momento puedo hacer esta "torta" o alguna similar.

Ingredientes:
1 lamina de hojaldre
2 o 3 tomates pera maduros pero no blandos
1 rulo de queso de cabra, o alguno similar que os guste
1 bote de pesto (yo en está ocasión utilizo de bote, pero si lo hacéis casero es inmejorable)
  • Precalentamos el horno a 210º.
  • Sobre la placa del horno ponemos la lámina de hojaldre y extendemos una capa de pesto.
  • Encima vamos colocando rodajas de tomate y de queso de manera alterna. Si tenéis hijos pequeños os pueden ayudar a hacerlo, como a mi en esta ocasión (aunque mi hija ya no es tan pequeña, le encanta hacerlo).

  • Una vez que tenemos toda la plancha de hojaldre con el queso y el tomate colocado lo metemos en el horno a 210º durante unos 20 minutos aproximadamente.
  • Echadle un vistazo para ver si el hojaldre está cocinado antes de sacarlo, porque como sabéis cada horno es un mundo y no todos calientan de igual manera.


  • Este es el aspecto que tiene cuando sale del horno, el tomate esta ligeramente asado, el queso algo fundido y el hojaldre crujiente.


Tiene buena pinta ¿eh?... Pues coge un plato y a comer.
Como dirían los italianos: un "antipasto" perfecto. Buon appetito!



3 comentarios:

  1. Hola Carmen - parece mucho a mis pintxos 'ingleses' que os hize hace alugunos años de pesto, tomate y queso de cabra (los mios hicé con pan pre-cocinado en lugar de hojaldre) pero igual desde alli viene el idea??? Y este idea me dio un amigo Hawaiano (lo siento no sé como se escribe) en Copehagen!

    ResponderEliminar
  2. Hola Georgina, si efectivamente este hojaldre se parece mucho al pincho que tu preparaste en aquella ocasión, de ahí y de una receta que le vi a una cocinera americana Lorraine Pascale surge este plato.
    Al final las ideas surgen de una combinación de fuentes y todas ellas son estupendas. Compartir esa es la base.¿verdad? Besos

    ResponderEliminar