miércoles, 16 de marzo de 2016

Bizcocho de naranja

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día, y yo estoy totalmente de acuerdo con ello.
Se aconseja que a esta hora se tome algo de fruta, algún cereal, algo de proteínas y para acompañar todo esto, cada uno lo hace según sus gustos, té café, leche, zumo...
Como no soy especialmente rápida a la hora de levantarme por las mañanas (las sábanas tienen la manía de atraparme cuando suena el despertador), pues no suelo tener demasiado tiempo para dedicárselo al desayuno. Pero no por ese motivo dejo de hacerlo lo mejor posible.
Un buen zumo natural, un café con leche (cargadito de cafeína para salir del estado de somnolencia) y muchos días un buen trozo de bizcocho.
En general me gustan todos los bizcochos, pero si además cumplen con los requisitos para un buen desayuno, mejor que mejor.
En esta ocasión, este, lleva triturada una buena naranja, con todas sus vitaminas, su fibra y por supuesto su delicioso sabor. Es como un tres en uno. :-)
Así en un par de bocados hemos cumplido, para estar en condiciones de afrontar un duro día de trabajo.
Además queda realmente jugoso y se hace en un periquete.

Ingredientes:
1 yogur natural
2 medidas del yogur de azúcar
3 y 1/2 medidas de harina
3/4 medida de yogur de aceite de oliva suave
3 huevos
1 naranja pelada 
la ralladura de la naranja
1 sobre de levadura química
  • Encendemos el horno a 175º arriba y abajo.
  • Untamos con un poco de mantequilla el molde que vamos a utilizar para hacer el bizcocho.
  • Lavamos bien la naranja, ya que vamos a utilizar su cáscara. Rallamos la cáscara y reservamos. La pelamos quitando bien toda la parte blanca y troceamos en un bol.
  • En ese mismo bol, echamos los huevos y el azúcar y con la batidora trituramos todo bien. Seguimos batiendo hasta que la mezcla espume un poco.
  • Añadimos el yogur y el aceite batiendo bien entre uno y otro.
  • Tamizamos la harina junto con la levadura, pasándola por un colador fino. 
  • Añadimos la harina en dos veces batiendo con brío, para que quede una mezcla homogénea y bien aireada.
  • Cuando tengamos la mezcla lista, podemos echarle la ralladura de la cáscara de naranja que hemos reservado antes. Mezclamos un poco y ya está listo. Mirad que burbujas hace la masa cuando se deja de batir. Eso es porque le ha entrado suficiente aire y luego en el horno junto con la levadura hará que crezca bien y quede muy esponjoso.
  • Echamos la masa en el molde que tenemos preparado y al horno durante 40 minutos aproximadamente. Ya sabéis que el tiempo depende de cada horno, cuando lleve unos 35 minutos se le echa un vistazo y si parece que está listo pinchamos con una aguja de punto o brocheta. Si sale limpia es que ya se puede sacar.
  • Dejamos en el molde unos 5 minutos antes de desmoldar, y enfriar sobre una rejilla.



Nota: Cuando esté frío, hay que taparlo con un poco de film transparente, para que no se seque y a la mañana siguiente esté como recién hecho.
Se le puede decorar con azúcar molido o con un glaseado de naranja, pero en esta ocasión lo he dejado tal cual sale del horno.
También podemos añadir algo de almendra en láminas o azúcar en grano antes de hornear, además de quedar bonito estará delicioso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario