viernes, 28 de julio de 2017

Pan de patata, queso y tomillo

De vez en cuando tengo la necesidad imperiosa de hacer pan. No sé por qué, pero hacer una masa de pan con las manos, y luego ver como crece tanto fuera del horno, mientras leva, como dentro de él cuando se hornea, me produce una satisfacción increíble. 
Este pan es el resultado de uno de esos días, que decido olvidarme del resto de quehaceres y meterme en la cocina, para acabar con harina hasta en las cejas, pero con cara de felicidad.
Siempre había leído que los panes con patata quedaban muy jugosos y esponjosos, pero aún no había experimentado con ninguno.
Aquí os traigo el resultado de esta receta, que ha quedado de escándalo.
Es esponjoso como un bizcocho, pero con un sabor suave a queso y tomillo que da gusto.
Este le repetiré a menudo, aunque iré probando otras recetas e iré compartiéndolas con vosotros, que la diversión compartida siempre es mucho mayor. ¿Verdad?
Preparación: 2 horas de levado, 15 minutos de trabajo, más 30 minutos de horneado
Ingredientes para un pan de 30x20 cm aproximadamente:
500 gr de harina de fuerza
50 gr de mantequilla fría
100 ml de leche tibia
150 ml de agua tibia
20 gr de levadura fresca
1 cucharadita de azúcar
1 cucharadita de sal
100 gr de patata recién cocida, aplastada con un tenedor y caliente
1 huevo
150 gr de queso rallado ( parmesano, gruyer, cabra..... al gusto)
1 cucharada de hojas de tomillo fresco (1 cucharadita del seco en su defecto)
  • Ponemos a cocer la patata. Si elegimos algunas pequeñas estarán listas en unos 15 minutos.
  • En un vaso mezclamos la leche con el azúcar y la levadura y dejamos reposar 10 minutos, mientras preparamos el resto de ingredientes.
  • Ponemos en un bol grande la harina y la amasamos con la mantequilla que habremos cortado en cuadraditos pequeños.
  • La harina se quedará con una textura como de migas grumosas.
  • Hacemos un hueco en el bol y le añadimos la leche con la levadura el agua, el huevo batido y la patata que habremos pelado y aplastado con un tenedor.
  • Mezclamos bien y pasamos la masa a la mesa y amasamos.
  • Es una masa algo pegajosa. Podemos amasar durante un par de minutos y dejarlo descansar 5 y volver a amasar otros 2 minutos y reposar otros 5, así tres veces.
  • ¡¡OJO!!!  Qué os estoy vigilando. Nada de echar más harina, por mucho que os parezca que la masa es muy húmeda. Porque si no el pan no saldrá esponjoso,  parecerá un ladrillo.
  • Untamos el bol con un poco de aceite y dejamos la masa reposar durante 1 hora o 1 1/2 h, dependerá de la temperatura de vuestra cocina, más o menos estará lista cuando haya doblado su volumen.
  • Entonces sacaremos la masa del bol sobre la mesa de nuevo y aplastamos con las palmas de la mano para sacarle el aire. 
  • Espolvoreamos el tomillo picado y volvemos a amasar, esta vez con cuidado durante un minuto .
  • En una fuente de hornear de tamaño mediano bien untada de aceite, colocamos nuestra masa y la aplastamos con las manos hasta conseguir que se adapte  a la forma de la fuente.
  • Cubrimos con un trapo húmedo y dejamos reposar otros 45 minutos, o hasta que haya vuelto a crecer mas o menos el doble de su grosor.

  • Calentamos el horno a 200ºC . Espolvoreamos el pan generosamente con harina e introducimos la fuente en el horno durante 30 minutos.
  • Tendrá un bonito color dorado y el olor de la cocina será increíble a pan, a queso y a tomillo. Ummmmmm 
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. 
  • Te reto a que esperes a que esté frío para probarlo. Yo, no fui capaz. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario