sábado, 8 de julio de 2017

Bizcocho de flanin y caramelo


Ay, ay, ay!!! Es que no puede ser, otra vez cayendo en los vicios de siempre. Si, de nuevo he caído en la tentación y he tenido que hacer un bizcocho. Aprovechando que no hacía calor y tenía que preparar la comida de mañana, pues mientras se preparaba, ¿por qué dejar el horno ocioso? si total, trabaja el solito, y así, además de hacer la comida, dejo el desayuno listo.
Y esta vez le ha tocado el turno a una versión libre, con sabor a flanín.
Desde que era muy pequeña me gustaba mucho el flan hecho con flanín, que como no voy a poner marcas diré que era un poco "oriental" porque era mi preferido. jaja
Me gustaba muchísimo más que el flan de huevo, y me sigue encantando. Ya sé que suena un poco a aberración, pero que le voy a hacer os lo cuento como es.
El caso es que con el sabor tan rico que tiene el flan, ¿por qué no traspasar este sabor a un bizcocho y poder tomarlo en el desayuno?
Pues dicho y hecho. Y una vez salido del horno, nada mejor que un buen caramelo por encima.
Manos a la obra.
Tiempo de preparación: 45 minutos
Ingredientes:
3 huevos medianos
100 gr de azúcar
220 gr de harina
1 sobre de levadura
150 ml de nata líquida
100 ml de aceite de girasol
1 sobre de flanín
1 pizca de sal
para el caramelo: dos cucharadas de azúcar y 3 cucharadas de agua

  • Calentamos el horno a 180º.
  • Batimos los huevos con la sal y el azúcar con la batidora de varillas hasta que estén bien espumosos.
  • Ahora le vamos a añadir la nata y el aceite y seguimos batiendo.
  • Tamizamos la harina junto con la levadura y el sobre de flanín y se la vamos echando a la mezcla de huevos, en un par de veces, pero bajando la velocidad de la batidora para que no se baje todo el aire que hemos conseguido antes. 
  • Untamos el molde que hayamos elegido con mantequilla o aceite, y harina, o spray desmoldante.
  • Ponemos toda la masa en el molde y al horno durante 35 minutos aproximadamente. Ya sabéis que cada horno es un mundo y hay que cogerle el punto de temperatura y tiempo. Si al pinchar el bizcocho con un palillo sale limpio, es que ya está listo para sacar. Si no habrá que dejarlo un poco más.
  • Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.
  • Ahora vamos a por el toque final. Ponemos las dos cucharadas de azúcar y el agua en un cazo y dejamos calentar. Cuando empiece a hervir removemos con una cucharada de madera y dejamos que coja color dorado. En ese momento separamos del fuego y con cuidado de no quemarnos, vamos echando el caramelo sobre el bizcocho y lo dejamos enfriar.
Nota: si no  vais a comer el bizcocho ese mismo día, dejad el caramelo para uno poco antes de comer. Si no el caramelo se funde y pierde su textura crujiente. Aunque sigue estando igual de bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario