sábado, 6 de febrero de 2016

Pan pita

Me gusta el pan en cualquiera de sus formas, estilos, sabores y nacionalidades.
Es un complemento perfecto para acompañar cualquier comida, y si esa comida es en forma de bocadillo, mejor aún.
Además me gusta mucho hacer masas de todo tipo, me resulta divertido trabajarlas con las manos, incluso las más peleonas, como cuando era pequeña y jugaba con plastilina o con barro. Y  luego mirar a través del cristal del horno y ver como crecen y se convierten en algo delicioso y aromático, es mejor que cualquier programa televisivo. :)
El pan pita es un pan de origen en Oriente Medio es muy fácil y rápido de hacer, tiene poca miga y al hincharse en el horno deja en su interior el hueco perfecto para rellenar con lo que más guste, por ejemplo, unas tiras de cordero a la plancha con salsa de yogur y comino, pepino, unas hojas de lechuga y tomate....  o unas salchichas con un buen tomate frito casero, algo de picante (si os gusta) y unas  hojas verdes variadas, un poco de queso tipo brie con jamón serrano cortado bien fino y pasado todo el bocata por la plancha un minutito para que el queso se funda un poco, o en el mismo horno con el calor residual que quede de hacer los panes...echadle imaginación, las posibilidades son infinitas.


Ingredientes :
(con esta cantidad a mi me salen 8 panes)
400 gr de harina (se puede poner 375 gr harina blanca y 25 gr integral)
250 ml de agua
10 gr de azúcar (dos cucharillas de café)
5 gr de sal (una cucharilla de café)
5 gr de levadura fresca

  • Ponemos todos los ingredientes en un bol y los mezclamos bien.
  • Cuando se hayan unido los ingredientes ponemos la masa sobre la mesa y amasamos 1 minuto, le damos forma de bola y tapamos con el mismo bol. Dejamos reposar durante 15 minutos. Al parecer, estos tiempos de espera en el amasado produce la ordenación de las cadenas del gluten y es como si se amasase ella misma, facilitándonos  el trabajo.
  • Pasado este tiempo volvemos a amasar durante unos 5 minutos hasta que la masa tenga una consistencia elástica y con el tacto fino, y luego dejamos reposar dentro del bol tapado con un paño durante 1/2 hora, para que la levadura haga su trabajo y la masa crezca un poco.
  • Vamos poniendo el horno a calentar, dejando todas las bandejas fuera. Tiene que estar muy caliente. Yo lo puse a 260º, si vuestro horno no tiene tanta temperatura ponedlo al máximo posible.
  • Ahora ya es el momento de preparar las porciones. Dividimos la masa en tantos trozos como panes queramos. Le damos forma de bola y los extendemos con un rodillo con la mesa un poco enharinada para que no se nos peguen. Tienen que quedar con un grosor de unos 3 o 4 mm.
  •  Este es el aspecto antes de meter el pan en el horno.
  • Yo las puse con la bandeja directamente en la parte de abajo del horno, tocando la base de este, para que tuvieran todo el calor de la resistencia. En unos 2 o 3 minutos empiezan a hincharse, es el momento de darles la vuelta y dejarlas hacer otros 2 o 3 minutos. Pero no hay que dejar de vigilarlas ya que se pueden quemar si no estamos atentos.
  • Cuando las sacamos del horno las tapamos con un trapo de algodón para que se conserven tiernas y tibias listas para comer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario