sábado, 24 de junio de 2017

Risotto de pera y gorgonzola

El arroz es tan versátil que no me canso nunca de comerlo. Incluso cuando se prepara de la misma manera, no siempre queda igual, pero siempre es delicioso. De hecho a veces se tuesta un poco (hasta haciéndolo a propósito) consiguiendo un fantástico socarrat que sabe ...ummmmm buenísimo.
Admite cualquier tipo de acompañamiento en su preparación, carnes, pescados, verduras, sal o azúcar.... vamos una maravilla.
Si alguien dice que no le gusta el arroz, seguro que lo que ocurre es que no ha dado con su receta perfecta, pero se puede encontrar, y no perderse así el disfrutar de un buen plato de arroz.

Hoy le toca la vez a una versión italiana. Este risotto lo probé en casa de unos maravillosos amigos y como me gusto mucho, pues, me he quedado con la receta.
Bueno menos charla y a la cocina.
Tiempo de preparación: 30 minutos
Ingrediente para 4 personas:
4 tazas de las de café de arroz bomba o especial para risotto
1/2 cebolleta grande fresca
50 ml de vino blanco o jerez seco
120 gr aproximadamente de queso gorgonzola
3 peras tipo conferencia maduras 
2 cucharaditas de mantequilla
unas lascas de queso parmesano o pecorino
caldo de verduras o agua
Sal 
  • Vamos calentando el caldo o el agua para tenerlo listo en cuanto nos haga falta, que si nos descuidamos luego nos pilla el toro. Y dejadlo en el fuego suave para ir añadiendo siempre caliente.
  • Ponemos la cazuela en el fuego y pochamos la cebolla con el aceite. Cuando este lista le toca el turno al arroz, le damos unas vueltas y ponemos el vino o el jerez dejando evaporar el alcohol y salamos.
  • Ahora iremos añadiendo el caldo poco a poco, con el fuego a medio gas, para que no hierva en exceso y dando vueltas para que el arroz suelte su almidón.

  • Cuando veamos que se va quedando más espeso le añadimos más caldo, y seguimos dando vueltas de vez en cuando, así hasta que este cocido.
  • Ojo no lo paséis tanto que quede blandurrio, tiene que quedar un poco terso por el centro. El tiempo de cocción anda rondando los 20 minutos, pero la mejor manera de saber es ir probándolo.
  • Mientras el arroz se va haciendo, y sin olvidarnos de darle vueltas a menudo, pelamos las peras. Dos de ellas las troceamos en pedazos pequeños y las salteamos en una sartén con una cucharadita de mantequilla. 
  • La otra pera la quitamos el corazón y la cortamos en cuartos y cada cuarto en tres trozos o cuatro haciendo láminas.
  • Cuando los cuadraditos de pera estén algo blanditos los retiramos de la sartén y los reservamos para el final del plato.
  • Ahora ponemos la otra cucharada de mantequilla y doramos las láminas de pera, que nos servirán para decorar luego el plato.

  • Cortamos el queso gorgonzola en trocitos pequeños ( como buenamente se deje ya que es un queso blandito y se pega al cuchillo)
  • Cuando el arroz esté en su  punto, añadimos el queso y la pera troceada y revolvemos para que se mezclen bien los sabores y el queso se deshaga.
  • Apagamos el fuego y dejamos reposar durante unos 5 minutos.
  • Servimos en los platos con un par de láminas de pera y unas lascas de queso parmesano o pecorino. Y a disfrutar.
Os recuerdo los avisos que os puse en el risotto de berenjenas y queso de oveja:
Ojo, es el comensal el que espera al arroz, nunca al revés, así que si tienes invitados obligatorio que estén sentados ya en la mesa mientras el arroz reposa, nada de andar por ahí entretenidos y llegar tarde, porque te chafan el plato.
Última aclaración: no se os ocurra hacer este plato con arroz vaporizado, ni arroz largo, ni tipo basmati, el desastre puede ser monumental. Si no tenéis un arroz adecuado dejad la receta para mejor ocasión y preparad cualquier otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario