sábado, 28 de enero de 2017

Quesada

Seguro que todos en alguna ocasión habéis comida una buena quesada pasiega.
Es un postre suave, cremoso y sabroso. Claro una vez que la pruebas te apetece comerte otro trozo, y luego te apetece hacerla en casa para tenerla disponible cuando se te antoje o para deleitar a los tuyos un domingo, por ejemplo.
Lo difícil es dar con una receta que tenga todas las propiedades de una buena quesada.

Durante años he probado diferentes recetas, con mejor o peor fortuna. Al final fue un postre que dejé en el olvido, hasta que de repente volvió a mi memoria.
Tenía que volver a insistir. Esta vez probé con otra receta, en esta ocasión con una receta de Alma Obregón, de su libro  "Objetivo Cheesecake perfecto".
El resultado al principio me pareció que no era muy diferente de otras ocasiones, pero luego cuando estuvo reposada, la cosa cambio sustancialmente.
Así que ya sabéis, cuando la preparéis dejarla al menos 8 horas de reposo si queréis tener un sabor bueno de verdad. Ya sé que la tentación de hincarle el diente en cuanto se enfría es grande, pero la espera se verá recompensada.
Preparación: 5 minutos y 90 de cocción
Ingredientes:
5 quesitos ( de los de porciones que meriendan los niños)
300 gr de azúcar
220 ml de nata para montar
500 ml de leche entera
3 huevos
125 gr harina
1 yogur natural
  • Calentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo.
  • Ponemos en un bol todos los ingredientes y con la batidora los mezclamos bien hasta que se convierta en una mezcla uniforme.

  • Preparamos una fuente de cristal, la de pirex de toda la vida untada con mantequilla y harina, para que luego no se nos pegue.

  • Ponemos toda la mezcla en la fuente y al horno. No os asustéis porque sea una mezcla muy liquida, y no le añadáis más harina ni más "ná".
  • Lo dejamos cocinar durante 80 o 90 minutos, hasta que esté cuajada y doradita. 
  • Si utilizáis un molde metálico el tiempo de cocción es menor. Yo no lo he probado pero Alma avisa de ello. Habrá que estar al tanto para ver cuando se ha cuajado.
Así sale del horno, dejarla enfriar y guardar en la nevera. A la hora de servir cortar en cuadrados y servir tal cual, o si se quiere espolvoreada con un poco de azúcar molido por encima. Pero a mi me gusta así, tal cual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario