sábado, 13 de agosto de 2016

Bizcochitos de cacao. Super esponjosos.

De nuevo estáis entrando en mi estupenda e irresistible sección bizcochera. Mi pequeña pasión para los desayunos y para la diversión de las tardes. Me encanta hacer bizcochos y ver como crecen en el horno.

Cuando me equivoco de molde porque pongo uno pequeño o hago más masa de la que debo y se me sale mientras crece con el calor del horno, ya no me divierte tanto, porque luego me toca limpiar más de la cuenta, pero también confieso que me paso los 35 minutos que normalmente tarda en hacerse un bizcocho, mirando por la puerta para ver como esponjan, es como magia y a pesar de que llevo un montón de años haciéndolos y hace mucho que perdí la cuenta de cuantos he hecho, aún así me siguen ensimismando cuando los meto en el horno.
Estos pequeños bocados de cacao son sorprendentemente esponjosos y con delicioso sabor a chocolate, y claro teniendo en casa una chocolatera empedernida como mi hija, tenían que ir bañados también en chocolate.


En esta ocasión he vuelto a usar las medidas del tradicional bizcocho de yogur, pero con una pequeña modificación.
Ingredientes para 16 bizcochitos
3 huevos medianos
1 yogur natural
2 medidas de azúcar
2 1/4 medidas de harina
3/4 medida de cacao
1 medida de aceite suave (sin llenar)
1 sobrecito de levadura química
Para decorar podemos usar chocolate blanco y negro para fundir, pepitas de chocolate, azúcar molido y cacao en polvo
El proceso es del de siempre
  • Calentar el horno a 180º
  • Batimos a fondo los huevos con el azúcar hasta que estén bien espumosos y blanqueados, unos 5 minutos con una batidora de varillas si lo hacéis a mano os costará un poco más..
  • Mientras tamizamos la harina con la levadura y el cacao en polvo y reservamos.
  • Cuando los huevos estén bien batidos añadimos el yogur y el aceite y volvemos a batir durante 1 minuto.
  • Ahora le toco al turno a la harina y el cacao, ir echando en varias tandas pero no batir excesivamente.
  • Preparamos los moldes, yo los he cocido en un molde de silicona con 16 huecos, pero se puede hacer en molde de magdalenas, os recomiendo que los pongáis con un molde un poco rígido debajo para que les ayude a subir, como por ejemplo moldes individuales de flanes o moldes de muffins.
  • Hornear durante 18 minutos aproximadamente y comprobar que están bien hechos pinchando con un palillo, si sale limpio se pueden sacar, si no dejar un par de minutos más.
  • Desmoldar y decorar al gusto. Unos con chocolate blanco fundido y otros con chocolate negro, ambos especial para postres. Se puede fundir en el microondas, pero teniendo cuidado de que no se queme. Lo mejor es poner 30 segundos, remover y poner otros 15 y así  hasta que esté listo. Otros espolvoreados con azúcar molido o con cacao o con lo que más os guste.
Os dejo una foto de muestra de cada una de las modalidades, para que vayáis salivando.
Nota: Desde el día que los hice me ha tocado repetirlos unas cuantas veces, porque si pregunto a mi hija que bizcocho hago para desayunar me pide estas pequeñas delicias rellenas de aire y con saber a riquísimo chocolate.
Tengo que poneros otra foto tentadora, porque no la puedo dejar en el ordenador sin ver la luz. Pobrecita con lo bonita que está. Ahí va.
Casi se me olvida, una de la opciones ricas es con unas avellanas enteras antes de hornear. También he probado con lacasitos pero no sale bien se funden y luego no hay contraste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario