domingo, 27 de diciembre de 2015

Risotto de setas


Este delicioso plato de arroz al estilo italiano es uno de los favoritos en mi casa.
Se lo vi hacer a Jamie Oliver en uno de sus programas de televisión y desde entonces lo he incorporado a mi colección de recetas vip.
Lleva un poco de tiempo elaborarlo pero es muy sencillo de hacer, solo hace falta saber darle vueltas al arroz en la cazuela jaja.
Lo primero que necesitamos es organizar los ingredientes, puesto que una vez que pongamos el arroz en marcha no vamos a tener mucho tiempo, ya que los risottos necesitan que les  prestemos atención para que no se nos queden secos y puedan llegar a quemarse, además, hay que ir dándoles vueltas a menudo. De esta manera el arroz va soltando el almidón que lleva dentro, consiguiendo así esa consistencia melosa tan característica de estos platos de arroz.




Para 4 personas necesitamos:

- Un puñado de setas deshidratadas variadas
(yo suelo utilizar un bote pequeño de setas variadas de venta en algunos supermercados) lo ideal sería hacerlo con hongos frescos, pero no es fácil encontrarlos, os aseguro que con ellos este plato se convierte en un lujo.
- Una bandeja pequeña de setas (de cardo 300 gr aproximadamente).
- Una cebolleta fresca (en su defecto media cebolla no muy grande).
- Una cucharada de mantequilla.
- 50 gr de queso parmesano rallado ( si no tenéis parmesano puede servir cualquier otro queso un poco curado) lo que si recomiendo es que lo compréis en trozo y lo ralléis vosotros antes de hacer la receta, los que venden rallados han perdido mucho aroma.
- 5  tazas de las de café de arroz, el mejor arroz es el especial para risottos, o el arroz bomba, pero con cualquier otro arroz redondo os saldrá estupendo. Eso sí, prohibido intentarlo con arroz largo o vaporizado. Con estos tipos el plato será un desastre.
- Caldo de verduras (no es estrictamente necesario se puede hacer con agua y una pastilla de caldo de verduras, y si no con agua simplemente, pero el resultado es menos sabroso)
- 1/2 vasito   de vino blanco
- 4 o 5  cucharadas de aceite justo para sofreír la cebolla.
- Un par de ajos para sofreír las setas
- Un poco de perejil y sal. La cantidad de sal dependerá de si echamos caldo o agua, ya que el caldo tendrá ya su parte.

  • Lo primero que hay que hacer es hidratar un poco las setas deshidratadas. Para ello basta con ponerlas en una taza con agua caliente un ratito. Mientras, vamos picando la cebolleta y la ponemos a sofreír con el aceite, en una sartén honda y ancha (debe ser lo suficientemente grande para que nos quepa luego todo el risotto) o en una cazuela también honda y ancha a ser posible antiadherente.
  • Cuando esté pochada, sin llegar a dorarse, le añadimos las setas que estábamos hidratando bien escurridas y el arroz y le damos una vuelta,  le incorporamos el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol, entonces comenzamos a echarle el caldo de verduras o el agua poco a poco que tendremos caliente en un cazo a parte.
  • Primero le añadiremos el agua que hemos utilizado para hidratar las setas. Teniendo cuidado al echarlo y dejando el final de la taza, que es donde se habrá depositado la tierra o poso que pudieran tener.
  • En este momento debemos bajar el fuego para que cueza con calma, le iremos añadiendo el caldo o el  agua que tenemos caliente cada vez que se quede sin ella e iremos removiendo cada poco tiempo. Al darle vueltas el arroz va soltando su almidón haciendo que se convierta en este meloso plato.
  • Mientras el arroz se  va cociendo ponemos en una sartén amplia un chorro de aceite con los ajos triturados o troceados y lo ponemos a dorar, añadimos las setas frescas de cardo cortadas y las saltearemos unos minutos, hasta que estén hechas y un poco doradas. Añadir sal, pimienta y perejil y  reservar.
  • Cuando el grano de arroz ya está cocido y en su punto, se añade la mantequilla  y se revuelve para que se disuelva y se mezcle. Y por último le añadimos un buen puñado de queso rallado, y volvemos a remover con cuidado. Se aparta del fuego y tapamos con un trapo un par de minutos.
  • Pasado este tiempo servir las setas salteadas encima del risotto con un poco de queso rallado por encima para decorar y comer con gusto acompañado de una ensalada verde.
La fotografía no le hace justicia, está realmente delicioso.


2 comentarios:

  1. Os aseguro que se nos caen las lagrimas cuando lo hago en casa!! Esta buenisisimo.

    ResponderEliminar
  2. Os aseguro que nos caen las lagrimas cuando lo hago en casa. Esta buenisisimo!!!

    ResponderEliminar